viernes, 20 de marzo de 2015

La historia de Sara (parte 5 y última)

Os dejo los enlaces de la parte 1, la parte 2, la parte 3 y la parte 4.





A Sara le costó empezar en el mundo del periodismo. Comenzó siendo becaria en un periódico local y a mayores colaboraba en un programa de radio de información. De ahí consiguió trabajo en otro periódico local de ayudante de redacción, pero como les gustaba mucho como escribía, no tardaron en ponerla de redactora.
Un día, después de trabajar, Sara llegó a su casa (un piso compartido con dos chicas) y vio una caja estampada de flores, en una esquina de su armario.


 La abrió y encontró todo lo que ella había escrito, cuando se dedicaba a buscar información. Empezó a leerlo y le gustaba y decidió publicarlo en un blog.
Al cabo de unos meses, recibió una llamada de un periódico nacional que querían entrevistarla. Contenta y llena de nervios, Sara se dirigió a la entrevista. El director de ese periódico le dijo que había visto sus publicaciones en el periódico local y lo que había escrito en su blog , y le ofreció trabajo de redactora en la sección internacional, Sara aceptó.
Con el nuevo sueldo , Sara se alquiló un departamento pequeño para ella sola, Allí podía trabajar más tranquila, ya que a veces se llevaba trabajo a casa.
Después de un año trabajando allí, Sara llegó como todas las mañanas y saludó a sus compañeros, pero ese día vio que había un chico nuevo, al parecer para la sección de deportes. Cuando se acercó para saludarle, se dio cuenta de que le conocía, era David.  Sara se puso muy nerviosa, se fue a la sala de descanso y se sacó una infusión de la máquina, Entonces una voz le pregunta si ella es Sara, ella asiente con la cabeza y sube la mirada y ve que era David.  A Sara se le cayó la infusión de los nervios, Volvió a cruzar la mirada con David, Limpió lo de la infusión y se luego se iba a ir al baño, pero David le dijo que por favor esperara un momento. Él la miró a los ojos, Sara estaba inmóvil, y le pidió perdón y le dio las gracias, Sara estaba muy sorprendida , no entendía porque le daba las gracias. David le explicó que con el tiempo, la vida le enseñó que no se había comportado bien y, que siempre recordaba lo que ella le había dicho en el colegio. Que él según fue creciendo , maduró y cambió mucho y que ese cambio parte era por las palabras de ella.
Sara y David se hicieron amigos, se conocieron más y con el tiempo tuvieron una relación.
Actualmente Sara sigue con su trabajo y David con el suyo, están casados y tienen una niña y un niño a quienes les enseñan los valores, la importancia de ser uno mismo, de aprender de los errores, de saber pedir perdón y perdonar, de ayudar a los demás, de respetar, saber lo que es la amistad, el amor, la bondad... Y son una familia muy feliz...



Fin.

-Anita Nsf-


Código de registro: 1605157640575 (todas las partes de este relato están registradas)

2 comentarios:

  1. me gusto la historia y esas cosas en colegios pasa mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias!!! escribiré alguna más en breve :)

      Eliminar

Gracias por tu visita :)